Conservas reinventadas

Mark as spam misclassified duplicated expired offensive

EMPRESAS Y NEGOCIOS Published date: Junio 29, 2018 Modified date: Junio 29, 2018

Avilés llegó a contar con una docena de conserveras, una industria que acabó por desaparecer y que tiene ahora como único exponente el negocio que impulsó hace veinte años José Manuel García Fernández y que ahora está en manos de sus hijos Elma y Daniel García Ferreras. Conservas Laurel, que echó a andar como cocedero de pulpo en la misma rula, acaba de mudarse a unas nuevas instalaciones del Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA). Este negocio artesanal incorporó ya hace tiempo los platos preparados y sus fabadas, potes y chorizos a la sidra llegan ya hasta Latinoamérica.


"Mi padre se dedicó toda la vida al pescado -fue mayorista en la rula de Avilés- y comenzó con el cocedero de pulpo en la propia lonja. Estuvo 18 años en una nave en el puerto, donde se preparaba pulpo cocido y semiconserva: anchoas, boquerones... Poco a poco se fue convirtiendo en fábrica", explica Daniel. Tanto él como su hermana son ingenieros técnicos agrónomos y sostienen ahora un negocio familiar que se ha reinventado con el paso de los años. "El precio del pulpo se disparó en pocos años, dejó de ser rentable y el negocio se abrió al plato preparado en conserva. Primero empezamos con la conserva artesanal (túnidos en aceite de oliva) y se fueron incorporando los patés (de centollo, oricios, nécoras, morcilla...), los pimientos rellenos, los platos tradicionales (fabada, verdinas con marisco, pote...)", prosigue García Ferreras.


El negocio pasó por momentos "turbulentos y con altibajos": "En 2013 finalizó la concesión que teníamos con la Autoridad Portuaria, coincidió con el peor momento de la crisis para nosotros, y lo que nos propusieron era inviable desde el punto de vista económico. Acondicionar una nave para industria alimentaria es muy costoso y hasta 2017 no conseguimos la financiación para irnos del puerto", continúa el empresario.


Fue entonces cuando Conservas Laurel pudo mudarse a una nave de unos 500 metros cuadrados situada al fondo del parque empresarial, unas instalaciones que ha podido equipar gracias a uno de los préstamos participativos del Ayuntamiento de Avilés.


La conservera de www.agu-conservas.com, con cinco empleados, está ya instalada en su nueva ubicación y espera recibir el permiso definitivo para empezar a cocinar en el polígono de la ría las cuarenta referencias (productos y platos) que saca al mercado. "Estamos en permanente evolución. Vamos quitando lo que vemos que no funciona e incorporamos cosas nuevas, mi padre siempre está pensando recetas nuevas. El producto estrella es la fabada, también los patés y los chorizos a la sidra. Lo más reciente que hemos sacado es el bonito en escabeche de sidra. Todavía es pronto para valorar si realmente funciona, pero está teniendo muy buena aceptación", aseguran en Conservas Laurel. El proceso es artesanal al cien por ciento. Se recibe la materia prima ("De calidad garantizada: el bonito es del norte, el atún es claro; la faba, del consejo regulador"), se cocina, se envasa y se etiqueta.


 


Las conservas avilesinas llegan hasta México y República Dominicana. "No es un mercado fijo, nuestra intención es exportar un poco más y mantener el mercado actual. No es sencillo, hay mucha competencia y los precios son muy ajustados. También queremos crecer en algunas regiones donde nuestra presencia es escasa, como el País Vasco, Galicia y Cataluña", explica el ingeniero agrónomo mientras posa para el fotógrafo con otra de las exquisiteces que llevan su sello: costillas de cerdo en salsa barbacoa.


Vote
Result 0 votes

Información útil

  • Evita fraudes pagando con PayPal
  • No pagues nunca con Western Union, Moneygram u otros servicios de pago anónimos.
  • No compres ni vendas fuera de tu país. No aceptes cheques de fuera de tu país
  • Este sitio no está involucrado en la transacción y no gestiona los pagos, ni las entregas, ni las garantías, ni provee de servicios de depósito, ni ofrece "protección al comprador" o "certificación del vendedor"