La diversión de ser adulto en un casino

Mark as spam misclassified duplicated expired offensive

AFICIONES Y OCIO Published date: Mayo 21, 2018
  • País: España

Muchas personas tienen la teoría de que la edad adulta, en realidad, no existe, que las personas seguimos siendo en el fondo los niños que éramos cuando teníamos diez, doce o catorce años. En otras palabras, el único cambio que se da en nuestro carácter es que aprendemos a socializar y a reprimir nuestros impulsos, que son siempre los mismos. Si nos gustaba tirarnos en una piscina de bolas cuando éramos críos, con treinta años vamos a querer hacerlo igual, solo que nos contendremos porque habremos aprendido que está mal que los adultos hagamos eso. Responsabilidad y madurez, lo llaman. ¿Saben en qué otra cosa se nota que seguimos siendo niños? En el descaro con el que sustituimos un entretenimiento infantil por otro muy similar pero «homologado para adultos», por así decirlo.


Les pondré un ejemplo, porque así se entiende todo mejor. Cuando éramos pequeños, nuestros padres nos llevaban al parque de atracciones y alucinábamos con la música, con las luces de colores y con la enorme variedad de atracciones en las que podíamos montarnos. Aunque a los adultos nos siguen gustando los parques de atracciones, en cierto modo, muchos de nosotros ya no vamos nunca, a menos, que lo hagamos acompañando a nuestros hijos. Pero ¿saben lo que sí hacen muchas personas adultas? Sustituirlos por casinos. Desde luego, los juegos de póquer, las tragaperras, la ruleta y todos los juegos con los que nos podemos entretener en uno de estos centros de ocio, se parecen mucho a las atracciones de un parque: igual de coloridas, igual de luminosas, igual de divertidas.


La diferencia fundamental, por supuesto, es que en el imaginario colectivo, estos lugares se han convertido en zonas de recreo para adultos, pues apostamos dinero y bebemos alguna que otra cerveza, mientras nos divertimos. No es de extrañar, por lo tanto, que hoy en día los adultos hasta podamos divertirnos en un casino online; lo cual no deja de ser, si se fijan, la forma adulta de los videojuegos virtuales. En eso, precisamente, consiste el negocio de ser adulto: por un lado, fingimos que crecemos; por otro, volvemos a ser niños de una manera más sutil.

Vote
Result 0 votes

Información útil

  • Evita fraudes pagando con PayPal
  • No pagues nunca con Western Union, Moneygram u otros servicios de pago anónimos.
  • No compres ni vendas fuera de tu país. No aceptes cheques de fuera de tu país
  • Este sitio no está involucrado en la transacción y no gestiona los pagos, ni las entregas, ni las garantías, ni provee de servicios de depósito, ni ofrece "protección al comprador" o "certificación del vendedor"